63 años de “La dolce vita”

Recientes

Now Is the Time to Think About Your Small-Business Success

Find people with high expectations and a low tolerance...

Program Will Lend $10M to Detroit Minority Businesses

Find people with high expectations and a low tolerance...

Kansas City Has a Massive Array of Big National Companies

Find people with high expectations and a low tolerance...

Olimpic Athlete Reads Donald Trump’s Mean Tweets on Kimmel

Find people with high expectations and a low tolerance...

Ofrece AMLO a Biden trueque por el avión presidencial

El presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció a su...

Compartir

“La dolce vita era tan grande en el resto del mundo”, comenta Martin Scorsese en su documental <Mi viaje a Italia>.

Con un análisis ácido (como es propio en la obra de Fellini) al poder de los medios y la explotación de la imagen como camino de construcción a una nueva realidad mediática y su culto a la sobrexposición como ocurre hoy en las redes sociales, Fellini informalmente estructura episodios entorno a la vida de Marcello (Marcello Mastroianni) un periodista rodeado de paparazis que van con él en busca de su primicia; con aires de voyerismo en su recorrido de fiestas privadas en las que se deleita la aristocracia plagada de vacíos existenciales, frivolidades y excesos burgueses y la actriz cosificada (Anita Ekberg) que posa a las cámaras y que junto con Marcello.

Juntos nos regalaron una de las escenas más icónicas en el cine, donde Anita con su inolvidable vestido negro embelesa a ese periodista ávido de ser parte de ese mundo en las aguas de la Fontana di Trevi. Fellinni configura una idea de artificialidad cuyo objeto de estudio es la aristocracia y su obsesión la burguesía, donde desmitifica los íconos religiosos, los arrebata de sus templos y ubica en sitios burdos, donde pone entre dicho las costumbres paternalistas y las despoja de todo idealismo quebrando la familia patriarcal y transformando en cinismo la ingenuidad.

También te puede interesar:  Muere Alberto Ciurana, directivo de TV Azteca

Nos muestra la decadencia de la superficialidad, el libertinaje que lucha acérrimamente por esconder su verdadera amargura, haciendo que Marcello renuncie a toda posibilidad de redención y dejando al espectador con una amplia gama de sabores que van variando entre la repulsión y obsesión.

También te puede interesar:  Reporteras acosan a mamá de Yalitza Aparicio ¡Casi llora! (VIDEO)

“La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural”, Federico Fellini

Hoy son 63 años de esta hábil, tenaz y cruda obra que representó un antes y después dentro de la amplia y perfecta obra de Federico con la que se erigió como uno de los maestros de la generación, creador de un cine de intempestivo espectáculo, contestário y festivo, así como penetrante de mentes vírgenes de esas emociones y turbulencias.

Comentarios
+ posts